La multitud de alumnos de la clase de Elfología esperaban ansiosamente la llegada de su profesor. Era el primer día del curso, el primero de sus nuevos estudios, y todos estaban bastante nerviosos. Sin embargo había poco ruido en la clase, los alumnos aun casi no se conocían, y además se decía que el profesor era el mayor gruñón de todo el CEA. Nadie quería empezar mal con aquel extraño enano que daba clase de Elfología. La clase estaba colocada como todas las demás, en la forma más clásica. Pupitres para los alumnos orientados hacia una mesa mucho mayor que correspondía al profesor y que se encontraba al lado de una pizarra. Los alumnos empezaban a impacientarse cuando la puerta de entrada se abrió dando paso a un fuerte enano vestido con una túnica marrón con la capucha echada. El enano se dirigió hacia su escritorio y allí se dio la vuelta mirando con ojos críticos a sus alumnos.



-Bueno días alumnos, un placer para mí el que todos vosotros y vosotras estéis aquí. Debéis saber que la clase de Elfología es una de las mayores de todo el CEA, lo cual es para mí un verdadero orgullo. Gracias a todos por apuntaros, espero que no os decepcionen mis lecciones.


Dalin se dio la vuelta se quitó la capa y se sentó en el borde de la mesa del profesor mirando a sus alumnos.


-Lo primero que debo deciros es que esta primera clase es a modo de introducción. Para ir conociéndonos todos un poco. Siendo deciros que yo no soy de la vieja escuela, y no me va mucho la idea de dar lecciones magistrales. Sé que no me va a quedar más remedio, pero bueno, lo modificaré en la medida de lo posible.

Para empezar vamos a hablar de los trámites burocráticos:


a) Recibiréis unas 5 tareas cada día 15 de mes. Deberéis entregarlas antes del día 15 del mes siguiente. Los resultados se ajustarán a la normativa general del CEA.


b) Habrá un examen final. Se realizará después de la última tarea y de momento es obligatorio, aunque no descarto dejarlo opcional solo para aquellos que quieran mejorar sus calificaciones.


Bueno, con eso vale de burocracia por hoy. Vamos a empezar la clase. Lo primero quiero que cambiéis la posición de los pupitres. Formad un círculo.-los alumnos le miraron extrañados- venga, ya os dije que yo no soy de la vieja escuela. Formad un círculo, y dejarme un hueco. En unos minutos todos estaban colocados en círculo con el enano sentado en su silla formando parte del mismo… (a partir de aquí la clase 1)