Etnografía Élfica. Las Bodas de los Eldar.

 

Bueno queridos alumnos. Afrontamos una clase que puede ser mi punto más flojo en cuanto a toda la asignatura de Elfología en cualquiera de sus dos niveles se refiere. La etnografía élfica no es lo mío, la verdad. No se me caen los anillos por confesarlo. Sin embargo no voy a dejar de dar esta parte tan importante de la asignatura por ello. Tras mucho pensar he encontrado al fin la solución. Vamos a trabajar este tema a partir de un texto que considerare una clase. Solo habrá una tarea un comentario de texto al respecto del susodicho.

 

El texto es uno de los ensayos que podéis encontrar en el Parma Endorion. Concretamente su Capitulo 8. El texto no está modificado y espero que no les moleste que lo pongamos aquí. Si queréis encontrar la obra completa podéis hacerlo en el siguiente link: http://www.ebookbroadcast.com/ebooks/parma_endorion_esp.pdf

 

Sin más paso a colocar el texto:

 

 

Organizando bodas en la Tierra Media

 

A veces, la gente, en los grupos de noticias (trabajo), sobre Tolkien, pregunta acerca de las tradiciones nupciales en la Tierra Media, con la intención de así poder añadir algo de encanto a sus propios planes de boda, imitando las tradiciones de su mundo ficticio favorito. Es una idea bastante bonita (romántica), aunque no es fácil encontrar en (la obra de) Tolkien demasiados detalles sobre bodas.

 

Él menciona algunas bodas. Aragorn desposó a Arwen en Gondor. Fue una boda real que debió haberse parecido bastante a la boda del Príncipe Carlos y Lady Diana Spencer. La de Beren y Luthien probablemente también causó sensación, aunque Tolkien no escribió prácticamente nada sobre ella.

 

En una versión temprana de la Historia de Tuor e Idril, ambos son desposados por Turgon en Gar Ainion, el Sitial de los Dioses, y toda la ciudad lo celebró. Pero Tolkien abandonó la idea de que los Valar fuesen “dioses” de ningún tipo y seguramente Gar Ainion dejó de ser parte de Gondolin. En EL SILMARILLION la boda de Tuor e Idril se sigue celebrando con una gran fiesta, pero no se menciona ningún otro detalle.

 

También se ofreció una fiesta para celebrar el enlace nupcial de los hijos de Hador y Halmir...

 

Por lo tanto, parece ser que las fiestas eran una parte importante en la tradición nupcial de la Tierra Media, aunque nosotros celebremos normalmente un banquete prenupcial uno o dos días antes de la boda, y luego solamente una recepción después de la ceremonia. (NOTA DEL TRADUCTOR: Esta es una antigua costumbre de los países anglosajones, actualmente en desuso pero que se mantiene en los Estados Unidos)

La boda de Aldarion y Erendis se celebró en el occidente de Númenor, y los Eldar acudieron repartiendo muchos regalos en la fiesta. Por eso parece ser que (entre los Dúnedain por lo menos) la fiesta y la entrega de obsequios representaban el banquete y la recepción combinados.

 

Era también costumbre que el padre de la novia la entregase tomándola de la mano y

conduciéndola hasta las del novio. Esto hizo Thingol para con Lúthien y Beren, así como Elrond con Arwen y Aragorn, aunque parece que esta costumbre no formaba parte de la ceremonia en sí.

Es más bien una declaración pública del consentimiento paterno a dicha unión, una manera simbólica de decir "entrego mi hija a este hombre". Algo equivalente a la publicación de bandos, o a las invitaciones de boda que son enviadas en la actualidad. Cualquiera que fuese testigo de la entrega de mano asumiría haber sido invitado a la ceremonia (aunque esto es solo una suposición).

 

Los cantos y el baile fueron importantes para las gentes de la Tierra Media, así que es posible que canciones y poemas fueran recitados en las bodas, por lo menos en las casas más nobles, y que esa parte del festejo incluyese bailes (como el baile puede ser parte de la recepción en la actualidad). Por todo esto, se puede deducir que Tolkien imaginó las bodas de la Tierra Media muy parecidas a como son celebradas en la cultura occidental en la actualidad. La única diferencia significativa parece ser que era la entrega de la mano de la hija en las del novio ANTES de la ceremonia. Aparentemente no había banquete prenupcial ni recepción posceremonial, sino simplemente una fiesta después de la boda donde la pareja se sentaba en la mesa y recibía los regalos y a los invitados.

Probablemente, montar una boda al estilo de las de la Tierra Media provocará que algunas cejas se alcen, e invitará a comentarios sin garantía (indiscretos, sin fundamento) de los parientes más bocazas de ambas familias. Pero si dos personas quieren casarse como si lo hicieran en la Tierra Media, sería posible llevarlo a cabo con un razonable grado de compromiso entre las tradiciones actuales y las de Tolkien.

 

Bien, desde que escribí lo anterior he releído El Anillo de Morgoth y allí he encontrado el baúl del tesoro en lo que a información sobre costumbres nupciales Eldarin se refiere. Lo que sigue a continuación son citas del ensayo "De las leyes y costumbres de los Eldar relativas al matrimonio y otros asuntos relacionados: junto con la ley de Finwë y Míriel y el debate de los Valar en su redacción".

 

La mayor parte de los Eldar se casaban durante su juventud y poco después de cumplir cincuenta años. Tenían pocos hijos, pero éstos eran muy amados. Las familias, o casas, se mantenían unidas por amor y un profundo sentimiento de consanguinidad en mente y cuerpo; y los niños no precisaban de muchas reglas o enseñanzas. Pocas veces había más de cuatro niños en una casa, y su número disminuyó con el paso de las edades; pero aun en los días de antaño, cuando los Eldar eran todavía pocos y estaban ansiosos por aumentar su linaje, Fëanor fue famoso por haber tenido siete hijos, y en las historias no hay registro de nadie que lo superara.

 

Los Eldar se casaban una sola vez en la vida, y lo hacían por amor o al menos de libre voluntad por ambas partes. Aun cuando en días posteriores, según revelan las historias, muchos de los Eldar de la Tierra Media se corrompieron y la sombra que yace sobre Arda les oscureció los corazones, pocas veces hablan las historias de actos de lujuria entre ellos.

El matrimonio, excepto en los raros casos de desdicha por extraños destinos, era un hecho normal en la vida de todos los Eldar. Tenía lugar del siguiente modo. Los futuros desposados podían escogerse el uno al otro durante la temprana juventud, aun de niños (y de hecho a menudo sucedía así en los días de paz); pero a menos que deseasen casarse pronto y tuvieran la edad adecuada, los esponsales aguardaban el juicio de los padres ambas partes.

 

En el debido tiempo el enlace era anunciado durante una reunión de las dos casas interesadas, y los prometidos se intercambiaban anillos de plata. Según las leyes de los Eldar, este compromiso había de mantenerse al menos un año, y a menudo se mantenía más. Durante este tiempo podía romperse mediante la devolución pública de los anillos, que se fundían y no se utilizaban para ningún otro compromiso. Así era la ley; no obstante, el derecho de romper un compromiso se utilizaba pocas veces, pues es difícil que los Eldar se equivoquen en semejante elección. No son engañados fácilmente por los miembros de su propio linaje; además, al dominar el cuerpo con el espíritu, pocas veces se dejan llevar exclusivamente por los deseos del primero, sino que son de

naturaleza firma y continente.

 

Después del compromiso correspondía a los prometidos señalar el momento de los esponsales, cuando hubiera pasado al menos un año. Entonces el matrimonio se celebraba con una fiesta, también compartida por las dos casas. Al final de la fiesta los desposados se adelantaban, y la madre de la novia y el padre del novio unían las manos de la pareja y los bendecían. Esta bendición tenía una forma solemne, pero ningún mortal la ha escuchado; sin embargo los Eldar dicen que la madre nombraba a Varda como testigo y el padre a Manwë; y que también se pronunciaba el nombre de Eru (algo que en pocas ocasiones se hacía). Los desposados se devolvían entonces los anillos de plata (y los guardaban); pero a cambio se intercambiaban unos finos anillos de oro, que llevaban en el dedo índice de la mano derecha.

 

Entre los Noldor también existía la costumbre de que la madre de la novia entregara al novio una joya engarzada en una cadena o collar, y el padre del novio diera a la novia un regalo semejante.

 

Normalmente estos regalos se entregaban antes de la fiesta.(Así pues, el regalo que le hizo Galadriel a Aragorn, en lugar de la madre de Arwen, era en parte un regalo de bodas y una prenda de los esponsales que más tarde se llevarían a cabo).

 

"Pero esas ceremonias no eran ritos necesarios para el matrimonio; sólo eran una graciosa manera de demostrar el amor de los padres, y de atestiguar que la boda no sólo uniría a los desposados, sino también a las dos casas. El matrimonio se consumaba con la unión de los cuerpos, después de lo cual el vínculo indisoluble estaba completo. En los días felices y en tiempos de paz se consideraba y ofensivo para la familia la omisión de la ceremonia, pero siempre era válido que una pareja cualquiera de los Eldar, ambos solteros, se casara de libre consentimiento sin ceremonia ni testigos (salvo el intercambio de bendiciones y la pronunciación de los Nombres); y la unión así realizada era igualmente indisoluble. En días de antaño, en tiempos difíciles, en la huida, el exilio y los viajes, este tipo de esponsales se celebraban a menudo."

 

Parece ser que por eso no existía nada parecido al sexo pre-marital entre los Elfos de Tolkien.

 

 

TAREA

 

Como ya he dicho la única tarea es realizar un comentario al texto que os he puesto. Un saludo y espero vuestras respuestas.